Destacado

40 & Más Viajeros

Después de tanto andar, viajar y vivir grandes y en ocasiones, muy gratas experiencias, decidí compartirlas. El por qué, es simple: porque en cada blog reviviré ese país, ciudad o pueblo que en un momento de nuestras vidas nos llenó de alegría, asombro y a veces, un poco de tristeza. Somos un matrimonio en el cual, nuestras edades están en los 40s y en ocasiones, invitamos a personas de más edad a acompañarnos en esta aventura que es VIAJAR!!. Nuestro objetivo es mostrarles aquellas cosas que, a nuestra edad, se pueden hacer y también decirles aquello que hicimos bien y lo que no, también jajaja para que, si ustedes se animan a visitar esos lugares se lleven lo mejor de cada uno de ellos :).

¡BIENVENIDOS!

Destacado

INFORMACIÓN IMPORTANTE

Este es el extracto de la entrada.

En este blog nuestro objetivo es compartir nuestras experiencias de viaje en todos los sentidos, incluyendo aquellos servicios que hicimos uso durante el mismo (aerolíneas, tiendas, restaurantes, museos, guías turísticos, etc.) diciendo las cosas tal y como sucedieron. Nosotros NO recibimos ningún tipo de compensación económica por mencionar a determinada cadena hotelera, aerolínea, etc. ya que lo que deseamos transmitir es una imagen clara y honesta de cómo nos tocó a nosotros esos servicios.

entrada

Portugalete, San Sebastián y St. Jean Pied de Port (País Vasco Francés)

Hola a todos!, como ya habíamos adelantado en nuestra primera entrega, en esta entrada hablaremos de tres lugares con mucha tradición dentro de sus zonas y que a mi esposo y a mí, nos impresionaron por su historia, belleza y tradición. Acompáñenos en nuestra primera parada:

PORTUGALETE

Vista del puente Colgante de Portugalete

Después de tanto investigar los pueblos aledaños a Bilbao, nos decantamos por éste, no sólo por su historia que en más abajo les contaremos, sino también porque, dentro de nuestros viajes, no nos habíamos encontrado un pueblo que hubiese sido fundado por una mujer y bueno, qué les puedo decir, al saberlo, le dije a mi esposo; hay que ir!

Portugalete fue uno de los puertos principales más importantes de la costa Vizcaína, compitiendo con la capital, Bilbao, por mucho tiempo. Fundada allá por el año de 1322 por María Díaz de Haro y alcanzando su mayor importancia como puerto en el siglo XIX, siendo en éste cuando se construyó e inauguró en 1893, su emblemático Puente Colgante, que une, de esta manera las dos márgenes del Nervión de la Villa de Bilbao, también conocida como “La Ría” (de éste se habló en la entrega pasada).

La primera pregunta es ¿Cómo llegar a este lugar?, pues a través del muy bien comunicado metro de Bilbao. En nuestra entrada anterior, les habíamos comentado de la importancia de adquirir sólo llegar a la ciudad, la tarjeta Barik, ya que con ésta ustedes se pueden mover a través de los distintos medios de transporte con los que cuenta la capital (metro, tren, tranvía y bus). La consiguen en cualquier estación de metro en las oficinas que están antes de pasar los torniquetes y su costo es de 3 euros haciendo una recarga mínima de 5 euros.

Tarjeta (Txartela) Barik

Nosotros, al estar en la zona de San Mamés, tomamos el metro del mismo nombre y al entrar encontrarán dos anuncios: 1) Destino Plentzia y el 2) Destino Kabiezes, tomen éste último, correspondiente a la Línea 2.

El trayecto es bastante cómodo, recuerdo que nosotros hicimos cerca de 30 minutos aproximadamente y llegamos sin problemas a este lindo pueblo vizcaíno. Al salir, nos dirigimos hacia el puente colgante y como pueden apreciar ustedes en la imagen correspondiente, es una vista preciosa!!. Obviamente nos subimos al puente para cruzar al otro lado de la ría, a la zona llamada Getxo. El costo del traslado fue de 10 euros incluyendo un audioguía en donde te explican la historia del mismo. También hay precios mucho más económicos, como por ejemplo, para nuestros amigos de 65 años en adelante pagan sólo 6 euros. También se puede pagar el boleto sin audioguía y éste sale en 8 euros. Los horarios se consultan ahí mismo, ya que dependen de la temporada, las frecuencias de cruce varían un poco. El paseo dura unos 4 a 5 minutos pero vale mucho la pena por las vistas de postal que se pueden ver en un día despejado.

Vista de Portugalete

Al llegar al otro lado de la ría, nos encontramos con una área preciosa, en donde pudimos apreciar su puerto deportivo así como su zona residencial. Getxo, para los lugareños, es la parte donde vive una buena cantidad de personas con un nivel socioeconómico alto y esto se puede apreciar en sus edificios, comercios y parques.

Getxo
Getxo

Inicialmente, aquí se asentaron personas de la clase trabajadora de aquellos tiempos como molineros, pescadores, pastores, etc. quienes construyeron sus pequeñas casas en el barrio de Algorta. A día de hoy, éste es uno de los paseos que ofrece este lado de la ría y en donde se puede apreciar cómo era que vivían las personas de aquél tiempo. Con el paso de los años y al estar en auge la actividad marítima y mercantil, Getxo comenzó a volverse un sitio privilegiado debido a las rutas comerciales que por ahí pasaban, convirtiendo de esta manera, un destino turístico de la aristocracia y de la alta burguesía Bilbaína así como de lugares cercanos.

Nosotros visitamos sólo el puerto deportivo que se encuentra justo al lado de la parada del puente Colgante y paseamos un poco por su zona peatonal próxima al mar.

Al término de éste, volvimos al puente Colgante para regresar y continuar nuestra visita a Portugalete. Muy cerca de donde se encuentra la taquilla para el puente está el Gran Hotel del Puente Colgante. Ahí fue donde decidimos hacer una pequeña parada para degustar algo en el bar terraza que tiene unas vistas hacia la ría muy lindas y aprovechando que hacía buen tiempo, tomamos un par de cañas (cervezas) antes de continuar con nuestro recorrido. El servicio fue bueno, el trato algo hosco pero lo recompensaba el entorno.

De ahí comenzamos a caminar entre los callejones de este pintoresco pueblo vizcaíno. Cabe mencionar que se encuentra en un monte por lo que es indispensable contar con calzado adecuado, máxime si tanto las calles (carreteras) como las aceras (banquetas) están hechas de adoquín que es una especie de suelo con grabado que dificulta el andar si se trae otro tipo de calzado.

Una de las alas de la Basílica de Santa María de Portugalete

Nos dirigimos hacia la Basílica de Santa María, que es una iglesia de corte gótico-renacentista, muy imponente en sus formas. Entramos, como siempre lo hacemos en otras iglesias que hemos visitado y que, como señal de respeto, no fotografiamos el interior al ser un lugar de oración. Lo que más nos gustó de fueron sus techos muy altos, que aunque los hemos visto en otras iglesias, basílicas y catedrales de otras ciudades, para nosotros, cada una tiene su belleza única y ésta, no fue la excepción.

Continuamos nuestro recorrido por los callejones interminables de Portu, como le dicen, y pudimos apreciar su estilo de vida. Antes, el pueblo estaba habitado por agricultores y ganaderos, los cuales, al avanzar la industrialización y la construcción de villas, pertenecientes a la burguesía de aquella época, se vieron forzados a abandonar la zona, dando paso al establecimiento de pequeñas y medianas empresas de la construcción así como de la metalurgia. Actualmente, el pueblo sigue siendo un punto neurálgico tanto del comercio como del turismo.

Por los barrios de Portugalete
Callejoneando por Portugalete

Si ustedes son amantes del shopping, aquí también pueden encontrar un centro comercial llamado Ballonti donde alberga diversos comercios de todo tipo; en nuestro caso, decidimos no entrar, ya que preferimos conocer un poco más el lugar. Acercándose la hora de comer, llegamos al Restaurante Las Tablas. El lugar por fuera es más una casa que un establecimiento de comida, al entrar nos pasaron a la planta alta y nos presentaron tanto la opción del menú del día como pedir a la carta. Nosotros siempre que andamos por Europa, decidimos probar el menú del día, porque hay varios tipos de platillos a probar que a la carta, o no aparecen o suelen estar más caros si se piden de esta manera.

Cabe mencionar que, no esperábamos mucho de este lugar, y nos ha sorprendido. En primer lugar, porque para los primeros y segundos platos, tuvimos 5 opciones a elegir, cosa que en otros establecimientos de este tipo, lo normal es que tengas 3 opciones, segundo fue su amabilidad en todo momento. Ya sé que para algunos, esto va dentro del servicio, pero no es así y menos en Europa, así es que, para nosotros, es un punto más a favor de este restaurante y tercero fue la rapidez con la que nos sirvieron nuestros platillos y el sazón de éstos fue exquisito. Lo que sí, no nos agradó mucho, fue la falta de limpieza que se veía, no sabemos si fue por la hora y no hay mucha plantilla de empleados para mantener bien aseado el lugar o porque es así jajaja. Mi esposo degustó de primero unos puerros a la vinagreta y un rodaballo a la plancha mientra yo, me decanté por una sopa de cocido y de segundo, un filete de ternera que estaba delicioso. El costo del menú del día fue de 13 euros por persona e incluye: primero y segundo plato, pan y vino. Y si aún tienes espacio para comer más, tienen una extensa barra de pintxos, que todos se ven muy ricos y que, nos quedamos con el antojo de probar aunque fuera uno. La dirección del lugar es: Gregorio Uzquiano Kalea #17.

Y ya después de tener nuestra barriga llena y el corazón contento jajaja, nos dirigimos de vuelta al hotel en Bilbao para preparar nuestra ida a San Sebastián!! :):):)

TIPS:

  • Para llegar aquí lo más cómodo es tomar el metro de Bilbao, Línea 2.
  • Perderse entre sus callejones.
  • Llevar calzado cómodo y saber que hay algunos callejones con pendientes muy elevadas o descendentes pronunciadas.
  • Sentarse en una de las múltiples bancas que dan a la ría para apreciar el puente Colgante.

¿QUÉ NOS LLEVAMOS?

  • Las imponentes vistas panorámicas desde el Puente Colgante.
  • La amabilidad de su gente.
  • Su historia y modo de vida.
  • La belleza de sus callejones que hacen recordar rincones de otros países.

Segunda Parada: SAN SEBASTIÁN

Playa De La Concha

Pues nos despedimos de Bilbao con rumbo a la capital de la provincia de Gipuzkoa: San Sebastián. El trayecto es relativamente algo largo entre las dos capitales de provincia, ya que dura en coche 1 hora y 20 mins, aproximadamente y como nosotros ya habíamos decidido rentar un auto para trasladarnos de este punto a la región Vasco Francesa, optamos por irnos en tren. Obviamente el trayecto se hace más largo, cerca de dos horas y 10 mins. pero el ir de pueblo en pueblo, viendo los montes y con la tranquilidad que nos transmite el viajar en tren y poder apreciar las bellezas naturales de esta zona, ha sido, para nosotros, la mejor opción. Del hotel, que estaba en San Mamés, tomamos el metro con dirección al Casco Viejo, Línea 1. Al llegar a la estación, ahí mismo tiene conexión con la Línea 3 y Euskotren que era el que nosotros íbamos a tomar. El tiempo de espera para tomarlo fue de unos 20 mins, aclarando que fue cuando nosotros fuimos, tal vez, ahora el tiempo se ha reducido o alargado, eso ya depende del organismo de transporte. Cabe mencionar que, hemos tenido la oportunidad mi esposo y yo de viajar a diferentes países de tres continentes: Europa, América y África y hasta el momento, el metro y tren de Bilbao, ha sido de lo mejor!. Muy limpio y esto es gracias a que fuera de sus estaciones, no hay ni restaurantes, ni puestos de comida, como tampoco dentro del mismo. Aquí no encontrarán baños, teniendo como resultado un medio de transporte bastante limpio. Desde aquí, nuestro aplauso y admiración al Gobierno Vasco y a las dependencias públicas que administran este tipo de transporte :):):).

Trayecto del Euskotren (Línea en color azul)
Estación de la Línea 3 del Metro de Bilbao
Euskotren

El costo del trayecto Bilbao-San Sebastián fue de 3,81 euros pagando con la tarjeta Barik, sin ésta el precio es de 6,30 euros por persona. Valió mucho la pena haberlo realizado de esta forma, ya que los paisajes que vimos fueron de postales, gracias a que tuvimos la suerte de tener un día con algo de sol jajaja, cosa no muy usual por estos lugares.

Al llegar a San Sebastián nos dirigimos hacia nuestro hotel, el Astoria 7. Lo elegimos por su cercanía a la estación del tren, así como la ubicación, ya que está relativamente cerca de la Playa de la Concha y de su Casco Viejo y por ser un hotel temático, es decir, todo gira alrededor del cine y de su tan famoso Festival de Cine de San Sebastián y como mi esposo y yo somos cinéfilos de corazón, este hotel, nos encantó!!, cuenta dentro de sus instalaciones con una filmoteca, que aquellos viajeros que son como nosotros, no se la pueden perder! A nosotros, nos costó la noche 74 euros por ser temporada baja y por 18 euros más por persona, degustamos un muy rico y variado buffet de desayuno. El hotel es de 4 estrellas y el personal que nos tocó, fue muy amable.

Saliendo de hacer nuestro check in, y como ya era la hora de comer, caminando dimos con un restaurante muy acogedor de nombre San Sebastián Casa Javier . Es un pequeño restaurante donde sirven los clásicos pintxos, así como menú a la carta y menú del día. El costo de éste último fue de 10,80 euros e incluye lo de siempre: un entrante, plato principal o segundo plato, postre, pan y agua. La verdad que la sazón, estuvo bien a secas, pedimos en esta ocasión unas croquetas de jamón y de segundo un entrecot con papas (patatas) y pimientos. De postre, nos decantamos por un flan. La atención fue buena pero esperábamos un poco más de calidad en sus platillos. Sin embargo, es un lugar bonito, agradable y cerca de la zona turística. Se ubica en Easo Plaza #4.

Y ahora sí, ya comenzamos nuestro recorrido por esta capital de provincia. Nuestra primera parada fue sin duda, la famosa Bahía o Playa de La Concha, la cual presta su nombre para los diversos premios que se otorgan, no sólo a nivel cinematográfico, sino también a nivel deportivo, celebrándose aquí el campeonato de remo que año tras año, congrega a más seguidores de este deporte. ¿Qué les puedo decir de esta playa? es una preciosidad, por ir en invierno, nos tocó que anocheciera más temprano pero pudimos captar varias fotografías para que se den una idea de lo bonito de este lugar. Como es en el norte de todo país, nos tocó tanto sol como nubes, es por eso que en algunas fotos, verán estos cambios, pero bueno, qué le vamos a hacer, así nos tocó el día 🙂

Atardecer en la Playa de La Concha
Faro e Isla de Santa Clara

Aprovechando estas bellezas, es casi obligatorio, realizar el Paseo de la Concha, que no es otra cosa que ir caminando por el paseo peatonal que está justo a un lado de la Bahía del mismo nombre para admirar tanto la naturaleza del mar, como la arquitectura prevaleciente en la ciudad, que es totalmente de corte francés y a la vez, de alta alcurnia. También apreciamos el Palacio de Miramar, que fue lugar de verano de la Reina María Cristina de España y propiedad por muchos años de la Coroña Española, hasta que pasó a manos del Ayuntamiento de San Sebastián en 1972. Y este paseo culmina en la playa de Ondarreta, lugar donde tanto los residentes como visitantes llenan en la época de verano y en donde también, anteriormente, se practicaba el surf. Lo que más me llamó la atención es que, a diferencia de otras playas en otros países, aquí, todas éstas son públicas, por lo que la gente que la frecuenta tiene que llevar consigo todo lo necesario para pasar un buen día en la playa. Es por esta razón que esta zona en particular cuenta con baños públicos, duchas (regaderas), vestidores y un restaurante, que, según nos contaron, es casi imposible obtener un lugar en la época estival.


Paseo de la Concha

Al término del mismo, comenzamos a alejarnos de la playa y adentrarnos un poco más en la ciudad, encontrándonos con pequeños y medianos callejones, que nos remontaron a poblados franceses. Cabe mencionar que esta ciudad, por su cercanía con Francia (se encuentra a sólo 20 kms de la frontera) es muy común encontrarse con turistas franceses, así como también, nos tocó escuchar más el Euskera que lo que vivimos en Bilbao. Con esto, no quiero decir que en una zona se hable más su idioma que en otra, sino simplemente, compartirles nuetras experiencias en ambas ciudades y lo que nos tocó vivir 🙂

Centro de San Sebastián
Centro de San Sebastián
Basílica de Santa María del Coro

A mí, en lo personal y como ya se los he comentado en la anterior entrada, me gusta mucho visitar las iglesias, parroquias y basílicas y en esta ocasión, la que más me llamó la atención fue la de Santa María del Coro. Está se ubicada al final de la Calle Mayor de la Parte Vieja. Y desde que comenzamos nuestro recorrido por dicha calle, cuyo nombre es Calle 31 de Agosto, se puede ver como se va “abriendo camino” entre los edificios que la convergen. Junto a otras zonas, aquí también se celebra el día de la Tamborrada, que es el 20 de enero y consiste en que inundan las calles de la ciudad con grupos de tamborradas, celebrando el día de su Santo Patrono: San Sebastián.

Fachada de la Basílica de Santa María del Coro

Continuando con nuestro recorrido llegamos al Ayuntamiento de San Sebastián, que parece un palacio por su arquitectura afrancesada, así como también pasamos enfrente del famoso hotel María Cristina, en honor a la Reina y en donde se hospedan las grandes estrellas cinematográficas que acuden al festival de Cine. Por desgracia, no pudimos tomar fotos, debido a que ese día jugaba el Barsa contra el equipo de la Real Sociedad de San Sebastián y el autobús que los transportaba estaba justo enfrente de la entrada principal de este hotel, así es que, ésa se las debemos cuando regresemos a este lugar.

Ayuntamiento de San Sebastián

Muy cerca de ahí y como ya mi esposo traía algo de hambre, decidimos probar en el restaurante Pollitena, éste se encuentra en San Jerónimo Kalea #3. Es un lugar que data de 1895 y sirve comida vasca tradicional casera. Sinceramente, no quería cenar mucho ya que al día siguiente partíamos hacia St. Jean Pied de Port, Francia y habíamos decidido en turnarnos el trayecto manejando el coche, así es que por esta razón, yo pedí un revuelto de hongos, que es huevos con champiñones (hongos), muy rico y mi esposo pidió unos langostinos (camarones) a la plancha. Al ser a la carta, los precios suben un poco y al final, incluyendo el postre que fue un pan de almendras muy rico, y agua, pagamos cerca de 44 euros, como pueden apreciar, el pedir a la carta, sí que resulta más caro que pedir menú del día, sólo que éste se ofrece al mediodía, así es que, optán por un platillo del menú o si no desean gastar mucho, pueden pedir pintxos que ahí, varían los precios dependiendo de los ingredientes.

Ya por la noche y con el frío que comenzaba a calar los huesos por la humedad proveniente del mar, no quisimos irnos sin dar un último paseo en la Bahía de la Concha antes de retirarnos a nuestro hotel a prepararnos para nuestra siguiente parada.

TIPS:

  • Llevar consigo un paraguas o impermeable (chubasquero) ya que el tiempo es muy cambiante, sobretodo en invierno. Como puedes tener sol, como de pronto se viene un fuerte viento que trae nubes y comienza a llover.
  • Aunque no dominemos el Euskera, siempre saca una sonrisa el saludar y despedirse en este idioma. Kaixo = Hola, Agur = Adiós/Hasta luego y Eskerrik Asko = Muchas gracias.

¿QUÉ NOS LLEVAMOS?

  • La amabilidad de su gente.
  • Su arquitectura con influencia francesa.
  • Su amor a sus tradiciones, costumbres e idioma.
  • Su pasión por el 7mo. arte.
  • Su bella Bahía de la Concha.

Tercera Parada: St. Jean Pied de Port (País Vasco Francés)

St. Jean Pied de Port

Al día siguiente, salimos muy temprano con destino a este pintoresco pueblito de la parte Vasca Francesa. Como les había comentado anteriormente, nosotros nos fuimos en coche, alquilamos uno en el aeropuerto de San Sebastián a través de la página Rentalcars.com y como mi esposo y yo sólo manejamos coches automáticos, sí nos salió algo caro la renta, pagamos 55 euros por dos días. También pueden irse si no desean gastar mucho ni estresarse con la manejada, está la opción de ir al pueblo de Irun donde ahí toman el tren que los cruzará a Francia.

El trayecto desde San Sebastián a St. Jean Pied de Port es de hora y media, tomando la autopista A63 y la D918, que en algunos tramos hay que pagar, es decir , son de peaje. El paisaje que nos tocó, fue de película y ustedes ya lo verán en las fotos. Mucho verdor, unos prados, algunos montes parecidos a las postales y este día, sí que nos tocó malo, como dicen por allá. Debido a que todo el tiempo estuvimos con bajas temperaturas, algo de viento lluvia y llovizna en ocasiones, así es que nos fuimos muy bien abrigados y comenzamos con nuestra ruta 🙂

Paisajes de la carretera a St. Jean Pied de Port
Llegando a St. Jean Pied de Port

No cabe duda que los paisajes europeos para nuestro gusto, son preciosos, no sé si ustedes opinen lo mismo, pero tanto verdor, limpieza en sus calles, carreteras, así como la arquitectura que prevalece en el País Vasco en general (tanto en España como en Francia) hace que parezca que estamos en un set de cine.

Al llegar, como siempre hacemos, nos fuimos al que sería nuestro hotel por una noche y en esta ocasión, escogimos el Hotel des Pyrénées. La verdad no es nada barato, pero nos atrajo el hecho de que todas las habitaciones tienen vista hacia las montañas y detrás de éstas se pueden apreciar los famosos Pirineos Franceses , además de que por unos 17 euros por persona, te llevan tu desayuno continental a la habitación o si se prefiere, te lo sirven en la terraza del hotel, siempre y cuando el clima lo permita; además de encontrarse en el corazón mismo de la ciudadela del pueblo. El costo por noche fue de 177 euros, recuerden que nosotros fuimos en temporada baja.

Entrada a la ciudadela

Ahora sí, entremos en un poco historia para que vean el por qué decidimos visitar este lugar, antes que cualquier otro. St. Jean Pied de Port (San Juan Pie de Puerto) es la capital de la provincia de Baja Navarra, perteneciente al departamento de los Pirineos Atlánticos dentro de la región llamada Aquitania. Al fundarse la villa , que se cree , fue por el año 716, se encontró dentro de una importante vía comercial en la época de los romanos, trayendo como consecuencia que más adelante, fuera centro importante del comercio de la comarca. Pasado un tiempo, se vio inmersa en una serie de batallas por la posesión de la misma, entre los reinos de Navarra, España y Francia por bastantes años, hasta que, en 1512 logra separarse del Reino de Navarra y comienza a escribir su propia historia.

Al llegar a nuestro hotel y dejar las maletas, lo primero que hicimos fue caminar por el centro de la ciudadela y adentrarnos en sus lindos, pequeños y en ocasiones, obscuros callejones empedrados, lo que nos llevó a remontarnos a la época medieval y por qué no decirlo, imaginarnos el estilo de vida que había en esos años.

Callejones del centro
St. Jean Pied de Port
St. Jean Pied de Port

Algo importante del por qué este lugar tan pequeño es muy famoso, se debe a la enorme cantidad de peregrinos que recibe todos los años que hacen el Camino de Santiago, el cual te lleva desde aquí hasta la ciudad de Santiago de Compostela, en donde está enterrado el Apóstol del mismo nombre.

Mi esposo y yo, anduvimos recorriendo todo el pueblo, pero hay una calle, que es la comercial en donde se encuentra todo tipo de artesanías, dulces, y tiendas que ofrecen desde carnes, vinos, así como también pastelerías, y venta de enseres domésticos. Todo ello dentro de pequeñas villas que actualmente, la parte baja son usadas por los comercios.

Callejón comercia

Después de andar viendo y comprando algo de souvenirs, nos fuimos a comer a un restaurante que está justo enfrente de la oficina de turismo . Su nombre es Café Ttipia. Este local tiene horario de comida español que va de las 13:00 a las 15:00 hrs aproximadamente, mientras que los otros restaurantes manejan horarios franceses que van de las 12:·00 y las 14:00 hrs. Aquí ya depende de nuestras costumbres y de cómo vayan llevando el paseo. En sí, la atención fue buena, si es importante comentar que no hablan español y el inglés no lo tienen muy bien dominado que digamos, así es que, si hablan algo de francés, se podrán dar a entender sin problemas y sino, sólo señalen el tipo de platillo que deseen y listo.

El platillo más tradicional, no sólo en este lugar sino en Francia es el Pato (Canard), el cual lo encontrarán en diferentes presentaciones. A mí en lo personal me gusta mucho, en cambio a mi esposo, no tanto, él prefiere algún marisco o pescado. En esta ocasión, pues ya sabrán lo que pedí jajaja, un foie-gras de canard como entrada al igual que mi marido y que costó 15 euros por persona y de segundo compartimos un bistec de carne con pimientos y ensalada verde por 40 euros. De postre, pedimos un fromage de pays (queso de campo) por 7 euros acompañado por una botella de agua. El servicio bien a secas y el trato bastante bueno. En cuanto a la rapidez, como no había muchos comensales, nos sacaron pronto nuestro pedido.

Ya por la tarde, continuamos recorriendo lo que nos faltaba del pueblo y algo que nos gustó mucho fue la buena conservación tanto de sus villas, casas y callejones tomando en cuenta que esto tiene siglos de haberse construído.

El Río Nive que cruza parte del pueblo
Puerta de St. Jacques

Llegamos a una de las puertas que tiene la ciudadela, ésta se llama St. Jacques, está un poco apartada del centro del pueblo pero los paisajes son muy bonitos. Para llegar aquí hay que caminar hacia el este de la ciudadela. Vale la pena ver sus alrededores y poder contemplar su naturaleza, respirar aire puro y llenarse la vista de bellos colores.

Camino hacia la puerta de St. Jacques

Como ya se nos estaba haciendo de noche, decidimos parar en un restaurante que estaba camino de regreso al hotel. El lugar se llama Txitxipapa. Por fuera, parece una villa más de las tantas que hay, sobria y hasta simple, pero ya dentro, el ambiente es cálido, la atención buena y la comida deliciosa. Nosotros pedimos para compartir un plato de gambas (camarones tamaño pequeño) y verduras, todo estuvo muy bien, lo que sí nos dejó un poco descontentos fue la ración, como en el anterior restaurante nos habían servido abundatemente, pensamos que en éste iba a ser igual y no!! jajaja, así es que mi esposo se quedó con algo de hambre que lo pudo compensar con el postre. Los dos pedimos el fondue de chocolate y frutas frescas, deli, deli! para repetir, sin duda. El costo de la cena incluido el postre y la botella de agua, fue de 36 euros. Se encuenta en 28 Rue de la Citadelle.

Ya de ahí, y como el frío comenzó a arreciar, nos fuimos a nuestro hotel. Que cosa tan más agradable el llegar a tu habitación en donde te espera una bañera con vistas a la montaña y poder de esta manera terminar un día ajetreado pero bastante bien aprovechado :).

Al día siguiente nos llevaron nuestro desayuno a la habitación, y nos alistamos para regresar a San Sebastián y de ahí partir a la otra capital de provincia y del País Vasco Español que es Vitoria!

TIPS:

  • Imprescindible llevar ropa de manga larga y/o abrigadora ya que por las noches la temperatura suele bajar considerablemente.
  • No olvidar un paraguas o impermeable (chubasquero) por aquello que de pronto comience a lloviznar.
  • Calzado cómodo, de preferencia aquél destinado para hacer jogging por lo empedrado del lugar.
  • Aquí también hablan Euskera por ser parte del País Vasco, así es que, si por lo menos intentan hablar algunas palabras, tendrán buenos resultados.

¿QUÉ NOS LLEVAMOS?

  • Los preciosos paisajes de la zona.
  • El haber disfrutado del sazón vasco-francés.
  • El conocer otra parte de la historia que se construye alrededor del País Vasco en general.
  • El contacto directo con la naturaleza.

Agur Portugalete, San Sebastián y St. Jean Pied de Port!!!!

Siguiente entrega: VITORIA

Anuncios

Bilbao y sus bellezas

Paseo de la Ría, Bilbao

Nuestra primera entrada del blog, la dedicaremos al País Vasco, España. Éste se encuentra en la zona norte del Reino Español colindando con Francia, en la parte noreste. También se le conoce como la zona del Cantábrico, aludiendo al nombre que se le da al mar que tiene esta región.

En este viaje, salimos desde la capital Mexicana, Ciudad de México con destino final: Bilbao. Afortunadamente, hay diversos vuelos que salen con frecuencia, algunas aerolíneas, cada hora y en otras cada hora y media, aproximadamente por lo que, es una ciudad capital muy bien conectada, no sólo a nivel internacional sino dentro de la Comunidad Europea, ya que cuenta con vuelos directos a ciudades como Londres, París, Frankfurt, Munich, entre otras.

Mi esposo y yo viajamos en esta ocasión a través de Aeroméxico en el trayecto México-Madrid. El servicio que nos tocó, cabe recalcar, fue bastante bueno, nos sirvieron comida caliente en las dos ocasiones, además de una serie de snacks y bebidas que puedes solicitar a cualquier hora. El personal fue amable y llegamos a tiempo a nuestra primera parada. Ya estando en el aeropuerto de Barajas (Madrid), tomamos el vuelo hacia Bilbao, con la aerolínea Air Europa, socia de Aeroméxico. En este caso, como en todas las aerolíneas europeas, no te ofrecen nada dentro del precio del billete y si deseas tomar o comer algo, cuentan con un menú, un tanto raquítico, la verdad , en donde puedes aplacar, por un momento, el hambre.

Llegando a la capital Vasca, nos hospedamos en el hotel Meliá Bilbao. Lo escogimos porque se encuentra a menos de un kilómetro del centro de la ciudad y en una zona muy bonita pegada a la ría y al Museo del Guggenheim. La atención fue excelente, todo el personal muy amable y siempre nos ofrecieron su ayuda cuando la necesitamos :).

Paseo del Nervión de Bilbao, “La Ría”

Después de hacer nuestro check-in, nos dirigimos hacia la Ría, llamada así por los lugareños y que cruza la ciudad de Bilbao. Tiene en ambos lados un paseo por el cual se pueden hacer diversas actividades como andar en bici, en patineta (patinete), jogging o simplemente caminar y sentarse en una de sus múltiples bancas a admirar el hermoso paisaje.

Panorámica de la Ría

Siguiendo por este paseo, y antes de cruzar por uno de los tantos puentes que hay a lo largo del mismo, nos encontramos con el Palacio Euskalduna, el cual es sede de diversos espectáculos a nivel internacional así como la casa de la BOS, que es la Orquesta Sinfónica de Bilbao.

Palacio Euskalduna

En nuestra estancia en la ciudad, tuvimos la suerte de poder acudir al concierto que estaba dando la directora de orquesta mexicana, Alondra de la Parra junto con la BOS. El espectáculo estuvo maravilloso, tocando música mexicana como los huapangos, entre otros.El interior de la sala es espectacular y ni qué decir de su acústica, simplemente, perfecta. El costo de la entrada fue de 35 euros por persona y como saben, depende mucho de dónde esté ubicado el asiento. Así es que si andan por Bilbao y se dan una vuelta por este lugar, no duden en entrar a presenciar algún espectáculo que les guste, porque, sin lugar a dudas, los dejará más que satisfechos :).

Saliendo de ahí, nos fuimos a cenar al restaurante del hotel llamado Aizian, ganador de una estrella Michelin en donde pudimos probar el menú degustación que consiste en varios platillos presentados en pequeñas porciones todos ellos referentes a la famosa cocina Vasca. Del precio, ni hablamos jajaja, pero mi esposo y yo decidimos darnos este regalo, por nuestro aniversario de bodas :):).

Al día siguiente y después de saborear el desayuno del hotel, continuamos nuestra caminata y en esta ocasión, cruzamos el puente Euskalduna para llegar al otro lado de la Ría, que también es conocida como la Margen Derecha. Y ahí nos encontramos con un parque infantil bastante grande, seguido de otro más pequeño que cuenta con aparatos de ejercicio especiales para las personas de la tercera edad, aunque, si se les antoja, también los pueden usar, son gratis y están al aire libre, a un costado de los juegos infantiles.

Foto tomada del Puente Euskalduna. Margen Derecha de la Ría.

Continuando nuestro andar por ese lado de la Ría, nos topamos con una de las universidades más conocidas del País Vasco: La Universidad de Deusto y por lo que pudimos investigar entre los lugareños, ésta es muy respetable en las áreas de Leyes (Licenciado en Derecho) como de Administración Pública, teniendo entre sus egresados, a importantes ministros de Gobiernos, no sólo en el País Vasco, sino también en el gobierno español.

Universidad de Deusto

Bordeando este centro educativo, escuchamos una música que provenía de una plaza cercana a dicha institución. El lugar, es la Plaza de San Pedro de Deusto, la cual alberga, diversos comercios, bares, restaurantes y una de las academias de idiomas que hay por la ciudad. Ahí, tuvimos la suerte de poder presenciar las danzas vascas. Aquí les dejo un par de fotos:

Danzas Vascas
Danzas Vascas

Luego de presenciar este espectáculo callejero, seguimos andando por una de las principales avenidas de la zona de Deusto, llamada Lehendakari Aguirre. Ésta es una calle bastante larga donde hay de todo: desde tiendas de móviles (celulares), pasando por zapaterías, carnicerías, inmobiliarias, hasta supermercados, que en este caso, no son tan super que digamos jajaja, sino más bien, espacios de mercado, pequeños. Los que vimos por ahí, por si alguno desea adquirir algo son: Eroski, Simply y adentro del área de Deusto, también encuentras otro llamado Lidl.

Ya habiendo caminado bastante, decidimos parar a comer en un restaurante llamadao Dena Ona, al entrar es un bar y del otro lado del local encuentras mesas, muy bien puestas, en donde se sirve el menú del día, el cual consiste en tres platos: un entrante, el plato fuerte y el postre. Todo esto por unos 15 euros por persona, aproximadamente. La señora que nos atendió, nos comentaba que tanto los platillos como el costo del menú varían dependiendo si es un día entre semana o si es un sábado, en donde te puede salir cerca de unos 23 a 25 euros por persona, esto SIN contar con ninguna bebida alcohólica, para aquellos que les gusta acompañar sus comidas con algo de este tipo. En general, estuvo bien, no como nos hubiera gustado, en cuanto a la sazón, pero no está mal para salir del apuro.



****** Algo que sí es muy importante mencionar es que, en Bilbao, a diferencia de algunas otras ciudades españolas, todos los comercios cierran el domingo, así es, como lo leyeron, todos exceptuando las plazas comerciales, por lo demás, tanto pequeños comercios como tiendas departamentales y supermercados no abren hasta el lunes, así es que si ustedes vienen en el plan de airbnb y desean adquirir víveres, háganlo a más tardar el sábado, ya que el domingo no encontrarán nada abierto, sólo los bares que ofrecen algunos pintxos y otros, un poco más sofisticados, menús del día pero hasta ciertas horas de la tarde, (15:00 hrs) ******

Saliendo de comer, y regresando al paseo de la Ría, vimos al otro lado de la misma, un centro comercial llamado Zubiarte, en donde, como en cualquier otro que hayamos visitado, encuentras boutiques de marcas internacionales, así como diversos restaurantes de todo tipo de comida y cines. Está bien, tiene 4 plantas y si quieres comprarte un helado o ir a tu tienda favorita, éste es el lugar.

Centro Comercial

Muy cerca de ahí , se encuentran dos museos: por un lado está el Guggenheim, que es mundialmente conocido por el tipo de obras expuestas y por su gran tamaño , mientras que por el otro lado, también está el Museo de Bellas Artes de Bilbao, que aunque no cuenta con el gran espacio del primero, es uno de los más importantes de España por el gran número de exposiciones que maneja año tras año.

Decidimos ir primero al Guggenheim y conocer a su popular “mascota”, que es el Puppy. Ésta es una escultura hecha a base de flores, las cuales las van cambiando dependiendo de la época o festividad en cuestión. Parada obligatoria, aunque sea para la foto!


El “Puppy” del Guggenheim de Bilbao

Ya al entrar al museo, pudimos apreciar diversas exposiciones muy interesantes como la de Picasso entre otras muchas que se comparten con los museos de Nueva York y Venecia. El sólo hecho de estar dentro de este espacio es alucinante, ya que al igual que su estructura exterior, las áreas cuentan con curvas que lo hacen muy contemporáneo, eso sin contar, con la espectacular arquitectura y diseño que se emplearon para la construcción de este museo.

Si alguno de ustedes no es muy amante del turismo denominado “bellas artes o cultural”, y prefieren pasar por alto este lugar, no lo hagan, ya que, créanme, este museo te envuelve por su peculiar estructura.

Después de visitar este punto emblemático de Bilbao, nos dirigimos hacia el Museo de Bellas Artes de la ciudad. Uno que cuenta en su haber con una gran cantidad de exposiciones de todo tipo y que lo hace, como ya lo había mencionado en unos párrafos anteriores, uno de los mejores de España.


Museo de Bellas Artes de Bilbao

A comparación del anterior, éste, como pueden apreciar en la imagen, es mucho más simple en sus formas pero no en su contenido. En nuestro viaje, nos tocó ver la exposición llamada “Después del 68” en donde presentan el arte desde ese año al año pasado, muy recomendable visitar, si piensan ir antes del 28 de abril del presente año. Entre sus obras maestras hay pinturas de Gaugin, Francis Bacon, Mary Cassat entre otros. Si desean visitarlo y que les salga gratis, pueden ir todos los días en el horario de las 18:00 a las 20:00 hrs y podrán entrar y apreciar sus exposiciones :). También tienen precios especiales para las personas de 65 años en adelante.

En cuanto a los precios, obviamente, el Guggenheim es un poco más caro que el de Bellas Artes. Ya que en el primero, sus precios oscilan entre los 9 y los 16 euros, entrando los niños gratis y el costo para los jubilados es de 9 euros; en cuanto al día que cierra son los lunes; mientras que en el segundo los precios van de los 5 a los 10 euros, pagando los jubilados 8 euros y otorgando la entrada gratuita a los menores de 25 años, así como a los desempleados, gente con capacidades diferentes, docentes, periodistas y guías con acreditación; cierran todos los martes.

Continuando con nuestro recorrido y después de haber tenido nuetra sesión cultural, nos fuimos a comer a un pequeño restaurante que está sobre la avenida conocida como “La Gran Vía” , la cual su nombre real es Don Diego López Haroko Kalea. Este lugar, llamado “Las Cepas de Estraunza” es muy recomendable, primero porque sirven menús del día variados en los que se puede elegir entre diversas opciones y además por el precio de 12 euros te dan: entrante, segundo plato, postre o café y una botella de agua. La verdad es que nos gustó mucho la comida, ya que las porciones están bien servidas para mi parecer jajaja, porque puede haber alguien que difiera en esto y se respeta pero, mi esposo , que es de buen comer, y su servidora, quedamos muy satisfechos. Lo malo, es que al ser menú del día, tienes que reservar y nosotros no teníamos obviamente el lugar separado, llegamos ahí porque simplemente, pasamos por enfrente del local. Tuvimos que esperar a que llegaran las personas que tenían reservación y después de un rato, nos pasaron. El problema, no fue ése, sino que, al pedir, sí se tardan un poco en sacar el primer plato, pero ya después, los siguientes, te los dan con relativa rapidez. El sitio es muy tranquilo, sobrio y a la vez, acogedor. No pongo fotos de los platillos que consumimos porque, sinceramente, no soy del tipo de persona que guarda recuerdos de lo que consumió jajaja, a menos que sea algo, verdaderamente extravagante, entonces sí les compartiré alguna imagen.

“La Gran Vía” Don Diego López de Haroko Kalea

Y bueno, pues ya estando en la zona “nice” de Bilbao, decidimos recorrer esta importante avenida. Hay de todo, desde grandes boutiques de diseñadores mundialmente conocidos, como bares, pubs, tiendas departamentales, oficinas de todo tipo, en fin, que aquí uno encuentra todo lo que ande buscando sin salir de una misma calle. Lógicamente, que los precios son mucho más caros que en otras zonas de la ciudad. Ahí, ya depende de los bolsillos de cada uno y de lo que desee llevarse de recuerdo.

Al final, terminamos el día en un pub de los tantos que hay, tomando mi esposo, una caña (vaso de cerveza) y yo un mosto (jugo o zumo de uva blanca o morada) acompañados de unos buenos y ricos pintxos.

SAN MAMÉS Y SUS ALREDEDORES

Estadio de fútbol San Mamés

En nuestro tercer día en la capital Vasca, decidimos ir a conocer el famoso estadio de fútbol de Bilbao, el San Mamés, ubicado en la zona del mismo nombre y muy cerca de Deusto. El estadio, es, como casi todos por fuera, muy normal. Lo que sí es que nos comentaron que por las noches cuando juega el equipo de casa, hay iluminación roja y blanca (que son los colores del Athletic de Bilbao) en toda la estructura externa del estadio. A nosotros no nos tocó verlo porque fuimos de día y en fecha en la que no se jugaba ningún partido. Pero mi esposo, como buen amante de este deporte y para no quedarse sin conocerlo por dentro aunque fuera a través de una vidriera (cristal), buscó en internet algún restaurante que tuviera el estadio y así fue como llegamos a “La Campa de los Ingleses”. Éste es en realidad una taberna con el típico menú Vasco, conformado por pintxos y comida de la región. El lugar está muy bonito ya que tiene unas vistas bastante buenas hacia el campo del estadio. Sin embargo, su precio y calidad no son de lo mejor, para nuestro gusto, quedaron a deber en cuanto a la sazón se refiere. Este lugar es muy concurrido y cuenta también con menús del día. El precio por éste entre semana es de 18 euros y te incluye: entrante, segundo plato, postre, pan, agua, copa de vino ó cerveza ó refresco. Así es que, si ustedes son fanáticos del sóccer y de buen comer, éste es el lugar indicado :).

Teniendo el estómago lleno y el corazón contento, teníamos que bajar las calorías que habíamos consumido y es por eso que nos dimos un paseo por la zona de San Mamés, Indautxu y aledaños, pudiendo de esta manera apreciar un poco de su forma de vida, su cultura y su gente antes de llegar al centro, llamado también Casco Viejo o en Euskera (idioma del País Vasco) Zazpikaleak.

Palacio de Justicia
Bilbao
Bilbao

Al llegar al Casco Viejo, es trasladarse a la época medieval, con sus callejones entrecruzados y estrechos, llenos de tiendas, bancos, restaurantes, bares, pubs y un sin fin de comercios. Considerado como el punto neurálgico del nacimiento de la Villa de Bilbao en donde aún prevalecen lo que son las 7 primeras calles que se construyeron las cuales son: Somera, Tendería, Artecalle, Barrencalle, Belosticalle, Carnicería Vieja y Barrencalle Barrena. Todas éstas se entrelazan haciendo su recorrido mucho más fácil.

Casco Viejo de la Villa de Bilbao

Dentro de esta zona, llegamos a lo que se conoce como Plaza Nueva, que en realidad no es tan nueva. Ésta se terminó de construir en el año 1851 para mejorar y contribuir al espíritu ilustrado de los lugareños. Actualmente es sede de la Real Academia de la Lengua Vasca, así como de diversos bares y restaurantes ubicados en la planta baja de esta edificación. Ahí se llevan a cabo diversas presentaciones culturales, como las que nos tocaron, que fue el ver otra de las danzas vascas.

Danzas Vascas en la Plaza Nueva, Casco Viejo, Bilbao

Nos enteramos que los domingos hay una especie de feria de antigüedades en donde se venden libros, ropa, muebles, instrumentos musicales y todo aquello que las personas deseen ofertar, así es que, si andan un domingo por la mañana en el Casco Viejo y les gusta este tipo de mercancía, no duden en darse una vuelta por la Plaza Nueva.

Nosotros decidimos pasar el resto de la tarde y noche ahí en la zona, donde pudimos ver que hay una tienda donde realizan la tradicional txapela (gorro vasco) de manera artesanal. El local se llama “Sombreros Gorostiaga” y es una tienda con una gran tradición en la fabricación de este accesorio, más de 161 años. Hay de todos los tipos, tamaños, colores y formas porque también venden pamelas (que son sombreros para las mujeres) así como tocados. El precio no es nada barato, pero para los que les gusta usar gorros y/o sombreros, este es un lugar al que no pueden dejar de acudir. Se encuentra en Viktor Kalea #9 , Casco Viejo.

Otro lugar que pueden visitar para saborear bollería es la panadería Bertiz, la cual es una cadena que no sólo te venden el pan, ya sea dulce o salado como los baguettes, sino también, en algunas de sus sucursales ofrecen el servicio de cafetería en donde puedes encontrar bocadillos fríos y calientes así como diversas bebidas no alcohólicas. Ésta es una opción, buena, bonita y barata, ya sea para desayunar, comer o merendar. Los precios son bastante asequibles y es aquí en donde nosotros cenamos. Ordenamos un paquete de bocadillo de jamón serrano y queso para cada uno, acompañado de un mosto, en mi caso y en el de mi marido, de un café cortado. Todo esto salió menos de 9 euros por los dos.

En el Casco Viejo, como en todos los centros de las ciudades, siempre hay muchas iglesias. La más conocida es la de Santiago pero nosotros decidimos ir a la de San Nicolás. Es una iglesia de tamaño mediano, de estilo Barroco que data de 1756 y se encuentra justo enfrente del Teatro Arriaga.

Teatro Arriaga

En este Teatro, que data de 1890, se concentran todos los géneros culturales: ópera, danza, teatro, musicales, conciertos, literatura y música, por lo que su variedad es bastante amplia. En esta ocasión, no entramos ya que teníamos que continuar con nuestro viaje por el País Vasco.

Hasta aquí termina nuestra aventura por la capital de Euskal Herria (País Vasco).

TIPS



T

  • Revisen el estado del tiempo. Normalmente aquí llueve y hace fresco y frío en la mayor parte del año. Sólo en los meses de Junio a Septiembre el clima es más cálido de lo habitual. Por lo que traer un paraguas o un impermeable o chubasquero no está de más, así como también botas para el agua.
  • Imprescindible traer calzado cómodo ya que las aceras tienen un grabado que dificulta andar con soltura en otro tipo de zapatos.
  • Recuerden, los domingos es día muerto para casi todos los comercios y supermercados.
  • Todos los letreros están tanto en Euskera como en Castellano.
  • Hay tres líneas de Metro que comunican con buena parte de Bilbao y su periferia. Es recomendable comprar la tarjeta BARIK ya que con ésta te puedes mover tanto en tren, metro, tranvía y bus. Las encuentras en las oficinas de cualquier parada de metro.

¿Qué nos llevamos?


  • La belleza de su arquitectura
  • El excelente sazón de su gastronomía
  • La puntualidad perfecta en sus servicios
  • Y el aprendizaje de una cultura que ha sobrevivido por miles de años a los cambios de su entorno y que aún así, siguen conservando su esencia en cada una de sus áreas.


AGUR BILBAO, ESKERRIK ASKO!

Siguiente entrega:

Portugalete, San Sebastián y St. Jean Pied de Port (País Vasco Francés)